jueves, 28 de mayo de 2009

Exactamente yo

A veces siento unas ganas terribles de ser otra, de no ser yo. En realidad lo que pido es seguir siendo yo pero sin que nadie lo sepa, siquiera los espejos. Despertarme una mañana y que la persona que duerme a mi lado me diga “¿quién eres tú?”. Entonces pedir disculpas por mi descaro, hacer la maleta e irme lejos, a donde sea. Porque en el trabajo tampoco me conocería nadie, siquiera mi jefa (que soy yo misma), qué sinsentido ¿verdad? Pero este es mi sueño y en mi sueño vale todo.
Me cambiaría el nombre, sí, me llamaría Lucía y me pondría como apellido el nombre de un mes, Noviembre, porque es el mes de las nubes. Entonces sería como la “chica gris” y daría largos paseos por la playa esperando encontrar algo que encaje perfectamente en el hueco que tengo en el pecho, que llene el vacío, solo que mi gato no se llama Copérnico, sino Nube y no sabe llorar (de eso ya me encargo yo los días de lluvia).
Caminaría todo el día descalza, porque me encanta sentir el suelo, su temperatura y texturas, porque en mi sueño no existen los cristales rotos desparramados por el suelo. Dormiría en una cama de corcho, porque ahora que sé como son los alcornoques el corcho me gusta mucho más, o tal vez no dormiría,¿quién sabe?
Mientras tanto seguiré por aquí intentando ser lo más yo posible, lo más genéticamente inexacta.

8 comentarios:

Espera a la primavera, B... dijo...

Krito fue, durante un tiempo una segunda piel. Naturalmente, la sirena vivía en casa de Aram y fue entonces cuando me acostumbré a las nubes. Hoy la sirena vive en una cala en Mallorca, junto a un tritón de cabello de espuma y negro alquitrán. ¿La echo de menos? Quizá sí aunque debiera decir que no, mirar al horizonte y hacer como que no ocurre nada. Y nada ocurre; hasta que llueve. Cada vez llueve menos. No importa.
Si me permites, anclaré mi barco frente a tu inexacta posición en el mundo y te velaré en compañía de las nubes, esas nubes que no puedo robarte porque no son ni tuyas ni mías, de pertenecer a alguien pertenecerían al viento.

PS: Por cierto, a pocas personas les gustó Caótica Ana. A mí me encantó, me alegra conocer a alguien que la ponga entre sus películas favoritas.

El Observador Sarcástico dijo...

Mira que he venido a devolver una visita, y me ha encantado los que me he encontrado aquí. He leído tus textos y tus poemas y se nota la presencia de Neruda por los cuatro costados... Me ha gustado mucho, enhorabuena por tu blog. Nos seguiremos leyendo, espero.

Un saludo.

Giovanni-Collazos dijo...

Un texto muy intimo, un poco radiografico, bastante, tal vez.

Me gustó.

Un saludo.

Gio.

Genética Inexacta dijo...

Que bueno verte por aquí.
Es bueno saber que alguien vela por mis letras y sueños.
Por mi parte seguiré visitando tus tesoros, tienen algo que me hacen sentir como en casa.

Caótica Ana... claro que me gustó, soy puro caos, qué menos que ponerla entre mis preferidas y si no conoces su BSO te la recomiendo,es ideal para encender una barita de incienso, cerrar los ojos y soñar con otras vidas, las que tuvimos o las que quisieramos tener, haber tenido... ya me entiendes.

Besos grandes.

Genética Inexacta dijo...

Observador sarcastico... es grato saber que te sentiste cómodo entre mis letras.
La verdad es que de Neruda leí poco poco, digamos que lo "obligatorio".

Nos seguimos leyendo, claro que sí.

Besotes

Genética Inexacta dijo...

Gio!!! Niño!!
Dice Carlos Ruiz Zafón que al escritor se le conoce por los rastros de tinta que va dejando.
Yo juego con la versatilidad, puedo disfrazarme de mil cosas y siempre parecer que hablo de mí, actriz de pluma, jajajja.
Vale... esta vez sí, es radiográfico del todo.

Besos cientos para ti.

K. dijo...

yo era gris, pero lo dejé por el negro...o por estar aún más lejos del blanco

Genética Inexacta dijo...

Lo importante es seguir siendo, da lo mismo si Mofin o K, mientras detras de las letras sigas siendo Tú!!!!!! Y cuando esté triste me digas lo de "jooooooooooooool" que me hace reir.

Besotes niño.