jueves, 23 de julio de 2009

FoBiaS

Fotografía de Lara Jade
Él me decía
que nunca podría vivir un caracol dentro de mi ombligo
por más margaritas que pusiese intentando mostrarle el camino,
porque yo era como una hormiguita
de arriba para abajo todo el día
y los caracoles son animales tranquilos
a los que les gusta dormir;


lo cierto es que solo me gustaba la noche
porque se podían ver las estrellas
y las sombras,
que aunque más grandes que por el día,
parecían menos sombras;


me gustaba la noche
porque me hacía la dormida en el sofá
mientras él le hablaba a los gatos.


Ahora la casa está llena de caracoles,
los gatos
juegan con las margaritas que arraigaron en el sofá;


la soledad es como una farola
y las farolas proyectan sombras demasiado grandes,

tanto que a esta hormiguita tiene miedo de la noche.

4 comentarios:

Espera a la primavera, B... dijo...

Me gusta esta poesía. Es fresca como las margaritas...

azote rojo dijo...

Las porrologia es como la genetica,una ciencia exacta pero aleatoria , que además requiere dedicación absoluta.Además soy el viajero loco que tanto le preocupa a Doña Amparo.Saludos

Genética Inexacta dijo...

Entonces respira profundo Toni...
besitos grandes

Genética Inexacta dijo...

Bueno, entonces ya sabes qué opino de esas locuras que se hacen por amor.
La porrología, podría ser una ciencia, por qué no? Yo me paso la ciencia por el mismo sitio que la paciencaia, no sé, lo mio no debe ser estudiar debe ser más la práctica.

Saludos y tirones de orejas